Menú lateral amp
Canal de Navarra

Nueve empresas optan a diseñar el Canal de Navarra entre Pitillas y Ablitas

Algunas de las grandes consultoras de ingeniería de España, entre los licitadores; del concurso saldrá la empresa que plantee las soluciones técnicas y el trazado del Canal de Navarra hasta la Ribera; la licitación del proyecto se fijó en 1,9 millones de euros y el plazo para su redacción es, como máximo, de 18 meses

El trazado del canal.

DN
18/01/2018 a las 06:00

El avance del Canal de Navarra con el agua de Itoiz hacia la Ribera ha tropezado desde que el proyecto se acordó con el Estado en 1998 con múltiples contratiempos, amén de una exaltada polémica, pero desde el pasado octubre ha cogido nuevo brío. El 30 de octubre de 2017 se aprobó la licitación del proyecto de redacción de la segunda fase, que unirá la infraestructura entre Pitillas y Ablitas (Laguna de Lor). Nueve empresas -seis de ellas son Uniones Temporales de Empresas (UTE)- han presentado ofertas en el procedimiento abierto de contratación para la asistencia técnica en la redacción del proyecto.

Entre ellas, se elegirá la firma encargada del diseño del trazado del Canal de Navarra y que aportará las soluciones técnicas que valorará el Consejo de Administración de la empresa pública Canasa (integrada en un 60% por el Gobierno central y un 40% por el Gobierno foral) y que es la gestora de esta infraestructura. En concreto, el proyecto permitirá el análisis minucioso de todas las posibilidades técnicas y económicas sobre las que se llevan hablando en los últimos tiempos: canal abierto, tubería soterrada, fórmula mixta según tramos u otras opciones que desde el mundo de la ingeniería se ve con buenos ojos, como es la doble tubería. Según los pliegos, la empresa a la que finalmente se adjudique el proyecto deberá presentar en un plazo de seis meses desde la formalización del contrato todas las opciones técnicas.

El presupuesto de licitación acordado en Canasa para la redacción del proyecto asciende a 1.943.865 euros, aunque esta cantidad sufrirá, con toda seguridad, una baja en el proceso de adjudicación. Además, el proyecto deberá estar redactado en un plazo máximo de 18 meses, aunque el pliego del concurso prima que se acorte el plazo de redacción. Por tanto, hasta el verano de 2019 no se dispondrá de un documento que, posteriormente, deberá ser sometido a exposición pública.

Entre los nueve aspirantes a ejecutar la redacción del proyecto figuran algunas de las primeras firmas españolas de ingeniería con mayor proyección internacional. La relación de licitadores son: UTE Ingiopsa - Eptisa; UTE Aquatec- Teccuatro- Vsing innova 2016; Typsa; Idom consulting; UTE Control y geología - Seguridad de presas; UTEProintec - Ingeniería civil internacional - Navier; Ayesa ingeniería y arquitectura; UTE Inypsa -MS ingenieros; UTE Sers, Fulcrum y Cingral.

Te recomendamos

21.5000 O 15.000 HECTÁREAS

La redacción del proyecto pondrá fin al debate político sobre el número de hectáreas que se regarán en la segunda fase. El Estado, junto a UPN, ha defendido en reiteradas ocasiones su intención de que se rieguen 21.500 hectáreas en la Ribera en un proyecto “ambicioso” y “con visión de futuro”, mientras que el cuatripartito habla de un máximo de 15.000 hectáreas, aunque de unas 10.000 de “forma viable”.

Por su parte, los regantes de la Ribera ha pedido mediante más de un manuscrito que no se les “quite ni una sola hectárea de las previstas”. Y los regantes de la primera fase del Canal de Navarra reclaman un reajuste de las tarifas que pagan en función de la dotación de agua de Itoiz que dispongan.

Lo que sí está claro es que el planteamiento técnico que recogen los pliegos del concurso es que se diseñe la manera de llevar el máximo agua a la Ribera. La primera fase terminó en el 22 de marzo de 2011 -casi diez años después de su inicio- en la Laguna de Pitillas con una capacidad de 21 m3/segundo. El caudal transportable en el punto de inicio de la segunda fase del Canal, en Pitillas, será 20 m3/s.

No hay que olvidar que el proyecto, además de potenciar los regadíos y la competitividad de la industria, también tiene como objetivo mejorar la calidad del agua doméstica en una veintena de poblaciones riberas.

TRES PASOS PARA LA ADJUCACIÓN DEL PROYECTO

Documentación admnistrativa. Las empresas han presentado documentación para acreditar que cumplen requisitos exigidos para acreditar su legalidad y su solvencia técnica, económica para desempeñar el trabajo.
Oferta técnica. Se valora con un máximo de 20 puntos. Exponer de forma clara la metodología que se utilizará en el desarrollo de los trabajos y los sistemas de revisión y control de los mismos, con una definición clara y precisa de todos ellos.
Oferta económica. Se valora con un máximo de 70 puntos. Es la proposición económica para la ejecución de los trabajos. Además, en los criterios de valoración la oferta de reducción de plazo de ejecución se puntúa de 0 10 puntos.