Menú lateral amp
Educación

Raquel Ochoa logra el premio al mejor expediente de UNED Tudela

La cascantina, de 30 años, ha finalizado sus estudios del grado de Educación Social con una nota media de 8,1

Raquel Ochoa Miramón, con su diploma al mejor expediente, junto a -de izquierda a derecha-, su novio Carlos Sola Redrado, Luis J. Fernández Rodríguez, Domingo Sánchez Arteaga y sus padres, Mª Romero Miramón León y Martín Ochoa Burgos.

Blanca Aldanondo

15/05/2018 a las 06:00

Raquel Ochoa Miramón, cascantina de 30 años de edad, recibió ayer el premio Palacio Marqués de San Adrián al Mejor Expediente Académico de la UNED de Tudela. En su novena edición, este galardón, otorgado por el propio centro asociado y la Asociación de Empresarios de la Ribera (AER), entregó a la ganadora 1.000 € en metálico.

El jurado del concurso, al que se presentaron 3 candidatos, tuvo en cuenta, como criterio principal, las notas obtenidas por los estudiantes. Ochoa, quien ha cursado el grado de Educación Social entre los cursos 2013-2014 y 2016-2017, presentó una nota media de 8,1.

El acto de entrega del premio tuvo lugar en la sede de la propia UNED de Tudela con la presencia, además de la ganadora, del director del centro, Luis J. Fernández Rodríguez y el presidente de la AER, Domingo Sánchez Arteaga.

Ochoa se mostró muy agradecida “a los fantásticos profesores con los que he contado en la UNED, en especial a Ángel Cuadal y Mª Jesús Sotés; y a todo el equipo de Secretaria, por las facilidades que me ha dado a la hora de realizar los trámites administrativos..., y siempre con una sonrisa”.


CON UN VALOR "ESPECIAL"

Fernández destacó “el valor especial que tienen los alumnos de la UNED”. “Un alto porcentaje de ellos compatibiliza sus estudios con el trabajo. Así aprenden una forma de organizarse que hace que el resultado final sea muy potente”, explicó Fernández, quien apostó por dar “la mayor continuidad posible” a la colaboración entre UNED y AER.

Por su parte, el presidente de la AER coincidió con Fernández a la hora de valorar el esfuerzo de los alumnos de la UNED. “Son gente conocedora de la dificultad que supone conseguir un empleo y que, además, sacan tiempo para seguir formándose a un nivel universitario, con el sacrificio que ello supone”. En este sentido, Sánchez afirmó que la entidad que preside “es consciente de la importancia de contar en las empresas con un capital humano cualificado, y por ello le damos tanto valor a este tipo de acuerdos con los centros formativos”.

“Gracias a la UNED he conseguido un trabajo en la que es mi vocación”

La educación es la auténtica vocación de Raquel Ochoa. Por eso fue a la Universidad de Zaragoza a estudiar Magisterio. Tras cuatro años intentando encontrar un empleo en este sector, la cascantina decidió iniciar el grado de Educación Social en la UNED mientras compatibilizaba los estudios con su trabajo como monitora de tiempo libre.

“Los métodos de estudio de una universidad presencial y el de la UNED son muy distintos. Por ello, al principio, tenía algo de miedo porque no sabía cómo iba a responder..., pero pronto me di cuenta de que podía autogestionarme y automotivarme..., y, a partir de entonces, todo salió genial”, indicó ayer Ochoa, quien reconoció que, conseguir el objetivo final, “supone un gran esfuerzo, pero no me arrepiento”. “Gracias a la UNED he conseguido un trabajo en el mundo de la educación, que es mi vocación”, afirmó la cascantina, quien desempeña su labor en la Fundación Xilema de Pamplona, donde trabaja con menores en riesgo de exclusión social.