Menú lateral amp
XV edición de la Fiesta del Agua

Sol para celebrar la Fiesta del Agua en Pitillas

Los asistentes pudieron degustar la tradicional tostada, sola o con jamón, y la chocolatada, además de participar en la visita guiada por la localidad y la laguna

Diez voluntarios estuvieron repartiendo tostadas en la plaza de la Constitución.

Alberto Galdona

28/05/2018 a las 06:00
Etiquetas

Firma
  • Ana Chueca

La única agua que vieron este domingo los pitilleses y todos los visitantes que se acercaron a la XV Fiesta del Agua de Pitillas fue la de la laguna, más llena de lo habitual. A pesar de que el tiempo pronosticaba lluvia y tormenta, el sol reinó en el cielo durante toda la mañana, obligando a cambiar las chaquetas y chubasqueros por la manga corta y las bebidas frías para combatir el calor.


“Aunque reclamemos agua, está bien que un día como hoy respete”, agradeció el alcalde de Pitillas, Francisco Arrazubi. “Hemos tenido mucha suerte, ayer cayó un chaparrón (por el sábado)”. 23 grados de temperatura y un sol brillante sin apenas nubes acompañaron la fiesta, que contó con la primera edición del paseo turístico ‘Pitillas, agua, piedra y armonía’ por la localidad, la tradicional degustación de tostadas y chocolate, animación infantil, la visita de los gigantes de Tafalla y el grupo de danzas Txiribiri Txiki de Olite, además del habitual paseo guiado por la Laguna de Pitillas.


“¿Te gusta con mucho o poco ajo?”, era la pregunta que repetían una y otra vez los diez voluntarios que estuvieron repartiendo las tostadas de pan con aceite, ajo y jamón, desde las 11.00 horas en la plaza de la Constitución. Degustación que se hace desde hace 15 años, cuando empezó a celebrarse la Fiesta del Agua.


“Pagas 1,5€ por el cuenco de recuerdo de Pitillas, ahí te echas el vino y coges las tostadas que quieras, solas o con jamón”, explicó José Luis Arranz, uno de los voluntarios.


Las 50 barras de pan, de dos kilos cada una, que se repartieron venían del horno de leña del panadero de Pitillas. En total, alrededor de 825 rebanadas de pan que degustaron los pitilleses y todos los asistentes que se acercaron a la localidad. “Algunos repiten hasta cuatro veces”, reconoció Arrazubi, que también ayudó repartiendo las tostadas.


A pesar del calor, el chocolate también triunfó. Elda Iriarte y su marido, José Miguel Arnau, voluntarios del club de jubilados, repartieron 30 kilos, acompañados de un bollo, que habían preparado los bares de Pitillas.


TESOROS ESCONDIDOS


La Fiesta del Agua de Pitillas no solo sirve para dar a conocer la laguna y concienciar sobre el valor del agua, también es una buena oportunidad para promover la riqueza histórica de Pitillas y otras bondades que esconde la localidad. Como por ejemplo, las cinco casas con escudos familiares, los dos palacios y la bodega que enseñaron las voluntarias Covadonga Arnaut y su hermana, Sagrario Arnaut, en la primera visita guiada por la arquitectura civil de Pitillas. En la visita, gracias a meses de preparación “por amor al pueblo y afición a la historia”, Covadonga Arnaut explicó cómo eran las casas típicas de la Zona Media, las características y secretos que escondían los escudos familiares, incluso alguno de los chascarrillos de los habitantes que ocupaban dichas casas. “La Zona Media, excepto Ujué y Olite, parece que está olvidada, pero aquí tenemos un trozo de historia que aún conservamos”, aseguró.


Aun así, la protagonista inconfundible de la jornada, como en otras ediciones, siguió siendo la laguna. Alrededor de 30 personas se acercaron hasta allí para conocer la fauna y la flora de este enclave natural. “Lo que más sorprende a la gente es que la laguna abarca mucho más que hasta donde llega el agua”, reconoció Alberto Jiménez, encargado de la visita guiada. “La variedad de especies, la buena ubicación en el trayecto migratorio y el hecho de que acogemos a especies protegidas es lo que más caracteriza a la laguna”.

Etiquetas