Ciclismo

Imanol Erviti: “Lo sucedido con Miguel Ángel López me sigue pareciendo irreal”

A sus 37 años, el pamplonés acabó el domingo en Santiago su gran vuelta 27, una de las grandes más complicadas que ha vivido en su carrera por lo que ha rodeado a Movistar

Imanol Erviti, en pleno esfuerzo durante la última contrarreloj de la Vuelta a España 2021 en Santiago MOVISTARTEAM

Desde que debutó en profesionales en 2005 Imanol Erviti Ollo (Pamplona, 1983) las ha vivido de todos los colores en todas las carreras del mundo. Pero la Vuelta 2021 ha sido una de las más difíciles de su carrera. Todo ha ido a la contra.

Las dos grandes que ha disputado este año, el Tour y la Vuelta, han sido especialmente duras.

Sí, aunque en realidad con la pandemia han sido cuatro grandes en un año, y eso se nota. Son temporadas cambiadas y se ha notado.

¿Ha sido este año duro por dos carreras disputadas en dificultad?

Sí, las caídas nos han hecho mucho daño, nos han mermado, y hemos tenido que correr siempre en dificultad. En el Tour fuimos con uno menos desde el primer día, y eso te aprieta las tuercas. Y en la Vuelta ha sido exponencial. La Vuelta ha sido una montaña rusa de sensaciones.

¿Cómo es correr con tres compañeros menos?

Cambia todo. Por ejemplo si tienes que tener tres corredores de salida atentos a los ataques, ya no los tienes. Por ejemplo, en la Vuelta estábamos tres a los ataques de siete Jumbos, y que no nos pillaran en un renuncio. Te condicionan todos los movimientos, en realidad no corres ni a tu gusto, ni a tu ritmo ni a tu idea. Vas al baile que marcan otros y de miedo que no te pillen en un renuncio o a contrapie y luego tengas que solucionarlo. Hemos tenido que correr superatentos todo el tiempo, todos los días, porque teníamos más que perder que ganar. La batalla para hacerse la fuga hay días que ha sido de dos horas. Entre tres, media hora a palos es soportable, dos horas es más complicado. Desgasta mucho, es mucho tiempo al máximo rendimiento físico y mental. Vas todo el día calculando a qué escapada tienes que ir o a cuál no, y pendiente de todos los movimientos de todos. La exigencia física ha sido máxima para todos, pero el nivel de alerta de todo el equipo ha sido enorme.

Y todo, defendiendo un segundo y tercero de la general.

Sí. Nos quedamos cuatro muy pronto, con la caída de Verona quedamos tres para hacer todo. Estábamos en una Vuelta ideal para tener un buen equipo y forzar situaciones de carrera, pero hemos corrido en precario y al ritmo de otros. Hemos corrido como hemos podido, no como queríamos. El día de Bernal y Roglic en Covadonga nos hubiera gustado mover la carrera de otra forma, pero estábamos los que estábamos.

¿Cómo ha gestionado eso el grupo?

Tenemos suerte de tener a gente como Nelson o Rojas, que sabes que son gente que siempre va a responder y nunca te van a dejar tirados. Son una garantía, sabes que te van a cubrir. Tener gente con oficio y comprometida es superimportante. Con un equipo en precario los días que aciertas disfrutas más, y al revés.

O sea ha sido una Vuelta corrida casi minuto a minuto, sin posibilidad de mucha estrategia.

Salíamos con un plan, pero luego había que navegar al momento. La labor de los que están al mando no ha sido fácil. La situación nos ha unido mucho a los que estábamos haciendo labor de equipo. Tener un reto difícil y ser capaz de sujetarlo fortalece la confianza. Nos poníamos serios y era difícil sacarnos de allí. En estas circunstancias rindes más, no se sabe cómo pero respondes.

¿A qué le ha sabido el segundo puesto de Mas?

Sabe muy bien, quitando el borrón del sábado. Enric estaba superagradecido a lo que hemos hecho, nos lo decía todos los días en el bus.

¿Cómo se sostiene el grupo en circunstancias así?

Lo fundamental es que sales cada etapa con un objetivo bonito, mantener a uno segundo y a otro tercero. Eso te hace ver que como sea hay que hacer las cosas bien, estamos en la pomada.

¿Les duele que se diga que Mas nunca ataca, que no se mueven?

Yo lo veo más como gente a la que le gusta este equipo y que le gustaría que atacásemos porque las cosas nos fueran bien. Es una crítica, pero es cariñosa.

¿Acaba el año satisfecho a pesar de todo lo difícil que ha sido?

Sí, me voy satisfecho. Ha sido un año muy difícil, exigente. Lo pasé mal al principio de temporada con las alergias, pero le conseguí dar la vuelta y he llegado a los puntos importantes de la temporada como tenía que llegar, y he cumplido con mi trabajo.

¿Cómo está físicamente?

El día después de una gran vuelta es cuando te sale todo el cansancio, y la verdad que este año con un Tour-Vuelta-Tour-Vuelta tan seguidos ha sido muy exigente. Por ejemplo en la crono, yo creo que fruto de la tensión de lo que pasó con Miguel Ángel López, se notó en el rendimiento. Estoy fatigado porque la temporada ha sido exigente, porque en el Tour y en la Vuelta se ha corrido con pocos corredores, ha habido que multiplicarse, pero el resultado es bueno. Le hemos dado cara a un año muy difícil, y eso te enseña mucho.

Su 2021 no ha terminado.

No, están por ahí el Europeo, el Mundial, la París-Roubaix. Es posible que mis próximos cuatro fines de semana sean de carrera.

Va camino de los 38 años en noviembre, ¿cómo se ve?

Voy a seguir porque sigo disfrutando de esto, me veo en la salsa y físicamente veo que soy capaz de hacer buen trabajo para el equipo. Mentalmente lo llevo bien, tengo ganas, aunque haya años duros como éste.

Seguirá en Movistar Team, su equipo.

Hablé con Eusebio durante la Vuelta y está todo arreglado para seguir, sí. Ya lo comunicarán. Hemos quedado en seguir un año más, pero no me preocupa. De momento me veo con ganas para seguir dando guerra.

“Lo de Miguel Ángel me sigue pareciendo irreal”

¿Cómo vivió el episodio de Superman López?

Por la radio no escuché mucho, era una zona boscosa, con mala cobertura. Sabía que en un punto estaban los auxiliares con agua. Pasé y vi dos coches, uno de ellos con bicis encima. Pensé, algo pasa. Y un auxiliar me dijo: para, para para Imanol, que Miguel Ángel está ahí.

¿Y?

Pregunté si se había caído o estaba malo. Paré y me lo encontré fastidiado, mal, en crisis, cruzado por lo que había pasado.

¿Y qué hizo?

Me bajé de la bici y le intenté convencer de que siguiera adelante.

Te puede interesar

¿Cómo?

Pues con buenas palabras le intenté animar, que reaccionase porque estaba a tiempo de recuperarse y que podía hacerlo por compromiso con el equipo, por los compañeros que estábamos allí, porque ya se bajó del Tour y no le gustó y se iba a arrepentir... No sé traté de ser lo más positivo posible, de animarle. Tal y como le vi no era cuestión de forzarle y de ponerse a malas. Pero no hubo manera

¿Qué hizo?

Seguí, pero de esto que sigues con la cabeza dándole vueltas en lo que ha pasado, si había hecho bien o mal... te deja muy mala sensación. Fue una situación muy desagradable. No tenía toda la información, estaba descolocado. Y creo que muy poca gente va a tener la información completa para juzgar todo bien.

¿Qué pasó después?

Es una situación muy violenta. Lo vives todo con incredulidad, a mí me sigue pareciendo todo irreal. Pasó lo que pasó.

¿Qué va a pasar?

Curar las heridas de los de MiguelÁngel no va a ser fácil. Va requerir trabajo, tiempo y paciencia por parte de todos. Es una situación en la que la fiablidad salta por los aires, y el primer perjudicado de todo lo que ha pasado es él.  

Te puede interesar

Te puede interesar

Desde que debutó en profesionales en 2005 Imanol Erviti Ollo (Pamplona, 1983) las ha vivido de todos los colores en todas las carreras del mundo. Pero la Vuelta 2021 ha sido una de las más difíciles de su carrera. Todo ha ido a la contra.

Para leer este contenido exclusivo, debes tener una suscripción en
Diario de Navarra
Tipos de suscripción:
  • Web + app (0,27€ al día)
  • Versión PDF
  • Periódico en papel
Mereces información de calidad, sin límites