Menú lateral amp
Ciclismo

La primera carrera de una nueva era del ciclismo navarro amateur

El circuito San Veremundo abrió este domingo la temporada navarra con 113 corredores llegados de todos los rincones del país. Las medidas anticovid reinventaron la carrera, con la meta en una nueva ubicación

Los corredores esperan en la línea de salida con la mascarilla el inicio de la primera carrera de la temporada amateur en Navarra.

Susana Esparza

  • S. Esparza
01/03/2021 a las 06:00

El Circuito de San Veremundo abrió este domingo en Villatuerta el curso amateur del ciclismo navarro. Una temporada que estará marcada por la pandemia del coronavirus que, si está afectando a todas las actividades deportivas profesionales, qué decir de las de aficionados. Una etiqueta que no hizo justicia al tesón y al sacrificio que demostraron los 113 participantes que subieron el telón de la nueva campaña.

Algunos lo hicieron también hace un año, sin imaginar entonces lo que se venía encima. El 2020, con un calendario casi mutilado, fue un año perdido para muchos aspirantes a dar el salto. Por ello, este domingo las ganas para afrontar el nuevo curso eran dobles y dieron un valor añadido a esta clásica navarra que ha ascendido al calendario nacional. La ausencia de pruebas de este calibre en otras Comunidades Autónomas atrajo hasta Villatuerta a equipos de casi todos los rincones de España. De San Sebastián de los Reyes, en Madrid, llegó el vencedor, Rubén Sánchez Estévez, que se desplazó hasta la Comunidad Foral con su equipo, el Sanse, para poder disputar la carrera, con 70,5 kilómetros de recorrido.

A las 11 y nueve minutos se dio el pistoletazo de salida. Durante el tramo de la carrera neutralizada, ninguno de los participantes se quitó la mascarilla. La mantuvieron hasta tomar la carretera en dirección a Oteiza. El pelotón se mantuvo en bloque hasta Larraga, donde se ubicó la meta volante que se llevó Aimar Berango Gutiérrez, del Lizarte-Ermitagaña. El grupo siguió unido hasta Berbinzana, dejando ver alguna escaramuza. En el cruce de Tafalla, Marc Dols Lorenzo, del Giménez-Ganga-Gio; y Jaume Villar Vinade, del UCV Bikesports; protagonizaron una escapada hasta el alto de Mañeru, donde el pelotón recortó los 27 segundos de ventaja que habían conseguido sacar desde el cruce de Mendigorria.

NUEVO FINAL

La tradicional cuesta de la iglesia de Villatuerta se sustituyó este domingo por una de las pendientes prolongadas del polígono San Miguel para cumplir con el protocolo anticovid y las medidas sanitarias. Fue ahí donde el madrileño, de 17 años, hizo valer el último golpe de riñón en una llegada resuelta por escasos centímetros. “Mi equipo ha puesto un buen ritmo de carrera para alcanzar a los fugados y yo he aportado mi punto de velocidad al final”, declaró Sánchez tras cruzar la línea de meta.

Fue, destacó, un circuito difícil de combatir. “Ha sido muy duro, con dos cotas muy rápidas que lo han endurecido más. Hemos podido disfrutar de un buen día de ciclismo”, reconoció el ganador. El Sanse se llevó el trofeo al mejor equipo. En féminas, triunfo se lo llevaron Nahia Imaz Pérez, del Ermitagaña; Idoia Eraso Lasa, Laboral Kutxa; y Laia Puigdefabregas Ariz, Ermitagaña, que cruzaron juntas la línea de meta (1h 49:22).

Etiquetas